Alejandro Maza
2013, Mexico
Recogida y análisis de propuestas ciudadanas para afrontar problemas sociales
Computer Science

Para el desarrollo social y político de toda democracia es fundamental que los miembros de la sociedad se involucren en resolver los problemas que los rodean e influyan en la toma de decisiones. México ha vivido una transformación política progresiva y un aumento positivo de las cuotas de participación, sin embargo ciertos sectores concretos de la población mantienen niveles de participación muy bajos, lo que se ha convertido en un problema persistente. 
La histórica ausencia de presencia política, la desconfianza en las instituciones gubernamentales o la falta de acceso a herramientas de participación, hacen que los sectores más vulnerables de la población estén difícilmente representados en análisis de la población y en la solución a sus propios problemas.  A esto se suma la falta de nivel tecnológico que hace que las nuevas iniciativas puestas en marcha, generalmente basadas en las nuevas tecnologías, muchas veces les deje fuera de la ecuación.
En general, las plataformas gubernamentales convencionales de participación, logran menos del 1% de la participación de la población objetivo e incluso las plataformas más exitosas de las grandes ciudades no logran alcanzar más de unos  2.000 miembros.
Alejandro y su equipo, ofrecen una alternativa para fomentar la participación ciudadana entre estos sectores de la población con escasa adopción tecnológica o a la que no le interesa el asociacionismo o la política y generan información estadísticamente representativa para que los gobiernos diseñen y se involucren en programas públicos más eficaces e inclusivos.
La plataforma OPI, a medio camino entre el e-government y el Big Data, establece herramientas sencillas de participación, como videoencuestas o respuestas en línea y móviles.  A continuación y a través de un sistema de análisis de datos, permite procesar y codificar los datos en tiempo real y ofrecer la información a las instituciones pertinentes para que puedan tomar las decisiones correctas y dar soluciones a los problemas que realmente preocupan a los ciudadanos.  A través de esta tecnología, se reduce el costo total por cada ciudadano participante a menos de un dólar, lo cual ayuda a incrementar el retorno de inversión de plataformas participativas en todo el mundo.